Ahorra en los recibos de agua con estos consejos


Estamos en plena cuesta de octubre. El décimo mes del año y con la crisis que ha generado el covid-19 en nuestro país, son momentos muy duros para la economía familiar en muchos hogares españoles.

Es por ello, que muchas familias se han planteado aminorar sus consumos ante las inseguridades laborales y económicas. Por lo cual una de las maneras más fáciles para empezar, es ahorrar en los recibos principales del domicilio. En este artículo vamos a centrarnos en cómo aminorar la factura mensual en el suministro de agua.

¿Cuánto ahorrar en el recibo correspondiente al abastecimiento de agua?

El coste del agua en España es de lo más desigual. Entre los motivos de esa diferencia de valor en el recibo del agua están los consumos de saneamiento. La disconformidad en este aspecto puede resultar incluso 5 veces el importe entre una ciudad y otra.

La cocina y el baño son las dos áreas de la vivienda donde hay grifo y por lo cual usamos agua. Cada uno tiene sus propiedades, a pesar de ello hay diferentes consejos que si los llevamos a cabo podemos experimentar un gasto menor de agua.

Una de las reglas más básicas y tradicionales es cerrar el grifo siempre que no estemos usando el agua. No importa si nos estamos afeitando, lavándonos las manos, cepillándonos los dientes, o fregando los cacharros. Recuerda siempre cerrar el grifo si no es rigurosamente preciso que esté abierto.

Un grifo pierde 12 gotas de agua por minuto, por lo que cerciorarte que no hay escapes en los mismos y ciérralos correctamente. Así ahorraremos un desperdicio de agua de incluso 2.000 litros al año.

Darnos un baño consume 15 veces más agua que una ducha. Por lo que llevar a cabo esta recomendación básica y simple, hará que mitiguemos el consumo de agua considerablemente. Economizando alrededor de 3.400 litros al mes.

Etiqueta A + y A + + + para tus electrodomésticos inteligentes. Del mismo modo que son perfectos para el ahorro de energía en la vivienda, estos electrodomésticos son más eficientes que los convencionales, tanto por la potencia que consumen como por la energía que utilizan para caldear el agua que emplean. Son más costosos inicialmente, pero al gastar menos agua y menos energía, los costes se equiparán con el tiempo, proporcionando un ahorro considerable a nuestros bolsillos.

El gasto de agua en la colada suele ser el 20% del total de nuestro consumo en la vivienda. Por ello a la hora de poner el lavavajillas o la lavadora hazlo siempre con la carga al completo utilizando los programas correspondientes para ello. Así ahorras agua y al mismo tiempo electricidad.

Según un estudio de la OCU una lavadora vieja puede consumir 80 litros por cada lavado si lo comparamos a los 50 de una lavadora con el etiquetado correspondiente de ahorro.

El váter NO es una papelera. Pon un cubo en el baño y utilízalo. Cada vez que damos a la cisterna del váter consumimos en torno a 8 y 11 litros de agua… Asimismo, además de ahorrar agua, estaremos contribuyendo con el medio ambiente.

Es conveniente llevar a cabo una comprobación de las instalaciones domésticas de vez en cuando para localizar fugas en las tuberías y llevar a cabo su reparación. El goteo continuo puede consumir alrededor de 30 litros diarios, añadiendo infinidad de litros en todo un año.

Bonificaciones por el consumo de los diferentes suministros de luz, agua, gas o telefonía.

El pago de los recibos en los hogares españoles puede llegar a acarrear un gran esfuerzo económico. Por ese motivo, el gobierno pone a disposición de ciertas personas los denominados bonos sociales, ofreciendo así descuentos en los recibos de teléfono, agua, gas o electricidad para aquellos consumidores vulnerables que lo necesiten

Como puedes observar, ahorrar agua con estos consejos básicos es mucho más elemental de lo que nos podemos imaginar. Tan solo tenemos que dejarnos guiar por el sentido común y se reducirá considerablemente el consumo de los suministros principales en el hogar, lo cual será un alivio para la economía, así como para el medio ambiente.