Cómo mudarse a una casa más pequeña


Cuando uno se va haciendo mayor, te suelen cambiar tus formas de pensar y de afrontar la vida y las preferencias. Una mudanza es el periodo idóneo para valorar las necesidades actuales, en especial si te vas a mudar a un hogar más pequeño.

Hay muchas personas les resulta muy difícil separarse de algunas cosas que les han acompañado por muchos años y les llenan de recuerdos. Pero no olvides que las cosas son únicamente cosas y que si ya no te resultan provechosas estarán únicamente estorbando y te llegaras a sentir agobiado si tienes que reducir enseres para mudarte a tu nueva casa.

Tienes que reflexionar y pensar que un hogar grande es muy acogedor, pero también hay que tener presente que eso conlleva tener una economía alta y que no todas las familias pueden permitírselo. Ya que el importe que acarrean las facturas de  electricidad y calefacción requieren una carga muy elevada.

Según un estudio el 65% de los españoles garantizan que preferirían un hogar más reducido, (siempre dentro de las posibilidades de cada consumidor). Llegando a la conclusión de que si se reducen los metros de la vivienda también se reducen los importes destinados a los suministros de la casa de luz y/o gas.

La mudanza de una vivienda a un piso más pequeño, por lo general de una propiedad grande a una más reducida implica una serie de propiedades. Los motivos para reducir el tamaño del nuevo domicilio pueden ser por diferentes motivos. Ya sea por motivos personales, de trabajo o sencillamente por gusto.

Sea cual sea el motivo, este momento nos da la ocasión de poder vender muebles, deshacerte de los objetos que no vayas a trasladar y de coger ideas nuevas para la que será a partir de ahora tu nueva casa.

La visión de color e iluminación dan vida a los hogares más pequeños

Al trasladarte a una vivienda más reducida tienes que tener presente como hacer de lo pequeño algo más grande.

Antes de comenzar a poner los muebles en la nueva casa, piensa en el color y la iluminación. Utiliza tonos pastel o pinta de color blanco clásico, es la alternativa perfecta para dar amplitud a las habitaciones.

Las cortinas traslúcidas facilitan beneficios complementarios, posibilitando que penetre más luz solar sin renunciar a la intimidad.